Suponemos que Luchi, cuando se estableció por sí misma e inauguró su peluquería, tuvo la genial idea de coronar el cartel de su establecimiento con los retales sobrantes del papel pintado de su piso.

A estas alturas, imaginamos que su piso luce un horrible gotelé mientras en su peluquería todavía mantiene el lujo y el modernismo que suponía el papel pintado.

Peluquería Luchi. C/ Unceta, 6 (ZDL 2003)
Peluquería Luchi. C/ Unceta, 6 (ZDL 2003)

Bonus:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *