Uno de los porteros automáticos del Edificio Cóndor, claramente inspirados en la Adoración de la Santa Columna del Pilar.

Cuando uno se acerca a hablar por el micrófono, es inquietante ver reflejada la cabeza por todos sus lados en la gran concavidad dorada.

Portero automático Edificio Cóndor. (ZDL 2000)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *